Ficción

 

Escribo porque me da la gana. Tenía ganas de decirlo. Me lo han peguntado tantas veces, supongo que con la buena intención de hacerme entrar en razón y que no perdiera el tiempo. Al parecer para hacer buena literatura hay que tener un don muy escaso y especial que yo no poseo. Confórmate con el periodismo que es lo que nos da de comer, me decían. ¿Tú a qué aspiras? Se equivocaban, para publicar en el siglo XXI hay que tener página web.

Desde que estoy en el paro es peor, mientras trabajaba de periodista y escribía para otros, entre atender al niño, a la abuela, hacer la compra y limpiar la casa se iba gran parte del tiempo; así que solo producía cuentos infantiles, relatos cortos y obras de teatro breve. Creo que mi mente programaba los argumentos reducidos de acuerdo con su capacidad, para poder pasar al siguiente trabajo lo más rápidamente posible porque lo más divertido de la literatura es montar la estructura y poner en movimiento a los personajes. La imaginación es como una olla de hacer palomitas, hay que abrir la tapa y dejarlas salir para que no reviente.

Ahora se me acumula el trabajo, el problema es que todavía no gano dinero, pero si consiguiera vender una pequeña parte de lo que escribo me haría rica. Posiblemente porque tengo más tiempo, el niño es mayor, mi madre ha muerto y ya no soy tan maniática con la limpieza, ahora mi mente desarrolla argumentos complejos, con muchos personajes a los que les suceden multiud de peripecias, y me lo paso genial. En estos últimos años he escrito tres novelas largas, todavía estoy revisando la redacción de la última. Corregir es un pesadez, lo odio; si tuviera dinero contrataría a un corrector. Mi preferida es La zorra en el gallinero, aunque no es una novela de acuerdo con las carácteristicas del género, se trata de un híbrido difícil de catalogar que los veterinarios jóvenes y estudiantes de Veterinaria deberían leer con atención para conocer lo que se traen entre manos las personas que les representan, y lo que debe cambiar para avanzar.

Los relatos más personales son: Ojo de pez y Aquel viaje. Cara Guapa está traducido al inglés y no lo he colgado porque es demasiado largo.

Concha R. Canfrán, periodista. Reservados derechos propiedad intelectual.Contacto: canfran@conajo.es ó conrodricanillas@yahoo. Tfno +034 616890855